22 dic. 2008

"¡Hadley, bastardo! ¡Estoy jodido!"


Una extraña noche de Abril de 1985, 45.000 fans de Queen que abarrotaban el "Mount Smart Stadium" de Auckland (Nueva Zelanda), asistieron estupefactos a un hecho insólito: Tony Hadley, lider del grupo pop "Spandau Ballet", tratando de cantar penosamente "Jailhouse Rock" con un Freddie Mercury totalmente borracho y fuera de control. Hadley conocía a Freddie desde hacía tiempo, y puesto que la gira por Nueva Zelanda acababa de suspenderse, y Queen estaba en el país para ofrecer uno de sus shows multitudinarios, decidió acercarse a saludar. Freddie, siempre dispuesto a organizar una gran fiesta en el momento más inesperado, invitó a Hadley a su hotel. Una vez allí fueron juntos al bar y pidieron una botella de Stolichnaya, que era el vodka favorito de Freddie. Charlaron, bromearon y bebieron hasta estar lo suficientemente borrachos como para considerar la posiblilidad de improvisar una "jam-sesion" esa misma noche. Subieron a la habitación de Freddie, siguieron bebiendo y Freddie le propuso a Hadley que cantansen juntos "Jailhouse Rock".

Ticket: Concert: Queen in Mount Smart Stadium, Auckland, New Zealand [13.04.1985]
El pobre Hadley, totalmente confuso, replicó que no conocía el texto de la canción, pero Freddie le hizo callar con un contundente: "No te preocupes, yo tampoco conozco la jodida letra del tema". Y acto seguido llamó a Taylor y a Deacon, y les hizo saber lo que se les venía encima. Ambos aceptaron sin rechistar, así que Freddie se dispuso a saltar el único obstáculo que le separaba de esa "jam" histórica, y marcó el número de teléfono de la habitación de Brian May, a quien por lo general no solían hacerle gracia este tipo de excentricidades. Sin embargo, May no opuso resistencia, y Freddie siguió bebiendo con Hadley mientras ambos trataban de aprenderse la letra de la canción. Después de este ensayo tan inusual, Hadley se retiró a descansar, y cuando llegó la noche se desplazó al estadio y encontró a Freddie totalmente inconsciente en los camerinos, minutos antes de empezar el show. Nadie sabía que diablos pasaba, jamás habían visto a Freddie borracho antes de un concierto. Le pidieron explicaciones a Hadley, y este admitió que esa tarde se habían bebido varias botellas de vodka.
http://www.los40.com/recorte/20060804l40l40not_7/LCOC310/Ies/20060804l40l40not_7.jpg

Mercury estaba tan mal que los roadies tuvieron que vestirle mientras intentaban reanimarlo. Cuando finalmente volvió a la vida, gritó a sus subordinados: ¡"Gilipollas, me habéis puesto la ropa al revés!", y el proceso volvió a empezar, mientras la cinta de introducción del concierto ya estaba sonando. Esa noche Freddie Mercury no ofreció el show más profesional de su vida, a duras penas podía moverse y tenía serios problemas para sacar adelante cada canción, pero se las arregló para hacer su trabajo, mientras sus compañeros de grupo lo miraban horrorizados, y el pobre Hadley se encontraba en pleno estado de pánico. En un momento determinado, Freddie se acercó a Hadley y le gritó: "¡Hadley, bastardo! ¡Estoy jodido!". Cuando por fin llegó el momento de la super "jam", Hadley saltó al escenario y empezó a cantar "Tutti Frutti" mientras la banda tocaba "Jailhouse Rock". Aquello fue simplemente un concierto "memorable".

Fuente: anecdotariodelrock.blogspot.com/

1 comentario:

Robert dijo...

me parece que lo deacon ...no salia......
roger y brian ...

si....saludo alvaro